Presentaciones

El movimiento del orador en una presentación

Muchos oradores/conferenciantes/etc. se comportan como bustos parlantes, pegados con Loctite a la silla. A veces, medio escondidos detrás del portátil. Yo no puedo hablar así… bueno, sí que puedo, si no hay más remedio. Por ejemplo, hay salas en las que los organizadores asumen que todo el mundo hablará sentado, detrás de una mesa, con el presentador/moderador al lado. Desde luego es una decisión menos arriesgada que asumir que todo el mundo es como Steve Jobs y montar un escenario vacío con una gran pantalla y una mesa con ordenadores para las demos a un lado (de todos modos, las presentaciones de Jobs tienen algo de truco: monitores en la primera fila en los que Steve ve la diapositiva actual y la que vendrá a continuación, algo sencillo con Keynote, el soft que usa para las presentaciones, y que creo que ya se puede hacer con la última versión de PowerPoint ;-)).

Steve Jobs en plan Steve Jobs, Foto: mathoov
Steve Jobs en plan "Steve Jobs", Foto: mathoov http://www.flickr.com/photos/mathoov/2566165047/

A lo que íbamos, ¿cómo moverse por un escenario o tarima o sala cuando estás dando una charla? En Speaking about Presenting, Olivia Mitchell escribe sobre cómo utilizar el espacio en 9 ways to use space in your presentation. Algunos consejos parecen un poco traídos por los pelos, pero otros son bastante “naturales”. La gente lo hace sin darse demasiada cuenta (yo al menos): acercarse a la primera fila para dar énfasis o “contar un secreto a la audiencia”, adoptar la “posición de mando” central para dar el mensaje fundamental o la introducción, acercarse a la pantalla (que debe estar ligeramente a un lado, según Olivia) para centrar la atención en la transparencia que se está explicando (los punteros láser no se ven más la de la segunda fila y si lo mueves rápido, no lo ves ni tu), etc.

Baila con tus diapositivas, dice Olivia Mitchell
"Baila con tus diapositivas", dice Olivia Mitchell

En fin, algunos buenos consejos para ir perfeccionando el movimiento. La gente que se mueve parece más “suelta” y confiada. Los nerviosos, dice Olivia, se quedan congelados en su sitio. El movimiento tranquiliza al orador, ya que disipa adrenalina (creo que si corres sin parar en círculos durante una hora disipas bastante adrenalina). Yo llego al final con mucha.

El problema, es que, si te mueves mucho, en las fotos siempre sales borroso 🙂

Un alien dando una charla
Un alien dando una charla

Otros temas a considerar: dónde se puede poner el portátil para verlo desde tus posiciones, si hay micro inalámbrico (lavalier o de diadema, preferiblemente o con uno de esos grandes pareces Raphael), si tienes un mando a distancia para pasar las diapositivas (esta es la primera compra de alguien que haga presentaciones), o si delante tienes un parterre con flores. En fin, si alguna vez organizas una conferencia o unas jornadas, conviene preguntar previamente a los oradores si van a hablar sentados o de pie, si van a traer su ordenador y si necesitan amplificar el audio del ordenador. Así se puede organizar la sala adecuadamente… ¡y pon un par de monitores delante!

One Comment

Comments are closed.