Por qué no uso Prezi

Desde hace un tiempo estoy viendo crecer en las presentaciones el uso de Prezi –una herramienta online para hacer “zooming presentations”– y quería explicar por qué no lo uso y por qué no me gusta asistir a presentaciones con mucho “zooming”.

Hace unos años dí una charla en cierto sitio y al finalizar hubo algunas preguntas sobre lo que había dicho. Pero la última pregunta fue algo así como “La presentación que nos has mostrado, no está hecha con PowerPoint, ¿verdad?”. Contesté que no, que usaba un programa llamado Keynote que solo está disponible para Mac, etc. Pero más tarde, en el hotel, pensando en la pregunta, comprendí que ese día había abusado de las transiciones entre diapositivas. Demasiado “espectacular”. El efecto de las transiciones debe ser apoyar el mensaje, no distraer al público. Si entre dos diapos la audiencia piensa “Mira qué chulo, ¿cómo se hará eso en PowerPoint?” la has fastidiado: les haces perder el hilo del discurso y puede que la siguiente diapositiva no tenga sentido para ellos.

Desde ese momento tomé una determinación: no usar más que un único tipo de transición… y discreta (“disolución”, casi siempre) y, en alguna ocasión, otra para marcar el cambio de sección o tema (“deslizamiento”, quizá). Al final, cuando muestro mis datos de contacto (no puedo evitarlo :-)) suelo usar algún efecto de texto del Keynote, de esos que los usuarios de PowerPoint miran con los ojos como platos (lo siento: los usuarios de Mac somos una minoría bastante fanfarrona y nos encanta epatar a los usuarios de Windows). Pero nada más. Y es solo en la última (lo juro). Tras ella no hay nada más. No produce despiste entre los pasos de un razonamiento o una secuencia organizada de datos o hechos.

Prezi, lo siento, eleva las transiciones “voladoras” y los “efectos especiales” a la esencia de la presentación. El único uso que le veo es para presentaciones “sin presentador/a”, para hacer un show multimedia, si es posible, sin demasiado texto. Del mismo modo que usar los ajustes por defecto de PowerPoint o Keynote conduce a presentaciones “solo texto” (¿por qué tras la diapositiva del título y autor sale una con título y “bullet points”?) pero es evitable si controlas un poco esto de las presentaciones, supongo que Prezi se debe poder “domesticar” para que no toda presentación parezca igual (lo siento: esa es mi otra impresión de tanto “sobrevuelo” y zoom) y para que las transiciones apoyen el contenido y no lo conviertan en algo secundario. Prezi se come los contenidos.

Para mi, la presentación ideal es aquella en la que los asistentes no sepan qué herramienta has usado, ni qué tipo de letra han visto, y se concentren en tí, en lo que “oyen”, apoyado conceptual y emocionalmente por lo que “muestras”. ¡Si me parece que hasta Steve Jobs “se pasa” de transiciones! Si usas una transición diferente entre cada dos diapositivas, a la tercera el público está pensando: “¿qué hará esta vez?”. Lo mismo es aplicable a los efectos de texto. Deja el texto tranquilo: !es para leerlo (y rapidito), no para perseguirlo con la vista como en el tiro al plato!

Con la tipografía me permito alguna excepción: a veces la portada. Un guiño para despertar atención en esos momentos previos a la charla. ¿Ejemplo? Esta es la portada de mi última presentación para el Centro de Profesores de Ciudad Real (gente estupenda, un abrazo).

Esta entrada fue publicada en Presentaciones. Guardar el enlace permanente.

67 Responses to "Por qué no uso Prezi"