Jordi Adell (@jordi_a): edu & tec

Educando al Ministro de Educación

El ministro José Ignacio Wert

El Sr. José Ignacio Wert, nuestro ínclito Ministro de Educación, Cultura y Deporte, está comprobando lo complicado que es esto de ser Ministro. Nadie nace enseñado. Cuando eres un tertuliano incendiario puedes decir lo que te de la gana. De hecho se espera que lo hagas. Te pagan para que lo hagas. Pero si eres Ministro, no puedes. En resumen, que todavía está aprendiendo, el hombre, y comete errores. Eso no es demasiado grave… si aprende de ellos. En unos cuantos años, con un poco de suerte, tendremos un Ministro como Dios manda.

Hace unas semanas aprendió que hay que comprobar antes las afirmaciones factuales que se hacen ante la opinión pública porque te pillan y quedas como un mentiroso malintencionado o incluso peor, como un tonto mal asesorado y/o documentado. Debería escoger mejor sus fuentes y no confiar en los panfletos de la FAES.

Lo más curioso de todo esto es que el Ministro la emprende contra los libros de texto de Educación para la ciudadanía. Pero en ningún caso menciona (al menos yo no lo he oído o leído) nada sobre los contenidos básicos de la asignatura tal como aparecen publicados en el BOE: ni sobre la descripción de la competencia, ni sobre los objetivos, ni sobre los contenidos, ni sobre los criterios de evaluación). Entre neófitos (y los malos docentes), es típico confundir el libro de texto con el currículum y lo que los estudiants aprenden con “lo que pone en el libro”. No hace falta que distinga entre el currículum “oficial”, el “intentado”, el “impartido” (ejem) y el “aprendido”. Sutilidades de pedagogos (esos inútiles que tienen la culpa de todo). Pero Sr. Ministro, le recuerdo que los libros de texto los publican empresas privadas. Quizá el Ministerio debería velar más para que el contenido de los libros de texto se ajuste al currículum oficial y menos por el negocio de las editoriales (como hicieron sus antecesores). Y si el Ministerio cree que los contenidos de los libros no es adecuado, bastaría con “sugerir” a las editoriales que se ciñeran más fielmente al currículum o, si nos ponemos controladores y reglamentistas, someter los libros a autorización previa. Aunque será improbable que lo haga, dado que todos sabemos que piensa que “No hay nada más contradictorio que un intervencionismo estatal sobre la Academia, una censura estatal”, sobre todo si la obra en cuestión “ignora la represión tras la Guerra Civil en la entrada de Franco, llame dictador a Juan Negrín, esté plagada de textos de inspiración claramente franquista y no cumpla los mínimos requisitos de una investigación científica, tal y como han denunciado importantes historiadores y catedráticos”.

Pero atacar a las editoriales no debe dar buenos titulares, y además debe ir en contra su ideología: son empresas privadas, ergo no pueden estar haciendo nada mal. Le contaré un secreto. Las editoriales tienen la moralidad de un tronco (o de un político corrupto): todo por la pasta. ¡Un momento! ¡Si eso es lo que les critica a los libros actuales de esas editoriales: que demonizan el capitalismo y el liberalismo! ¡Qué cosas!

Para solucionar el problema con los libros de texto el Sr. Ministro sabe perfectamente qué hay que hacer:  bajar a preguntar al Mercadona.

Los empresarios consensuan con Wert la “definición” de la futura Educación Cívica

ABC

Los manuales de la anterior asignatura denigraban la actividad empresarial y el capitalismo.

El PP ya prometió una reforma de dichos libros, acordada con patronal y sindicatos, para reconocer el papel de las empresas y de los empresarios. Un compromiso que ya ha comenzado a hacerse efectivo con las consultas al más alto nivel a los principales dirigentes empresariales españoles, entre ellos el presidente de Mercadona, Juan Roig.

¡Así se hace! Y si en Mercadona no tienen ni idea de lo que hay que enseñar en las escuelas (o le sugieren que la asignatura se llame “Hacendado”), puede intentarlo en El Corte Inglés. De hecho, si no va, se enfadarán con Ud. Luego puede hacer una ronda por los bancos y las grandes constructoras para que le hablen de la ética, los valores y el liberalismo.

Y esta semana, el Ministro Wert ha aprendido otra lección: la improvisación y las ocurrencias no son buenas estrategias en educación:

Las editoriales de libros de texto estudian demandar al Ministerio de Educación por daños y perjuicios

Cadena Ser

La patronal ANELE acusa al Ministerio de actuar con improvisación y precipitación por no consensuar con el sector el impacto de sus reformas. El sector cifra en 35 millones de euros el coste de poner en el mercado nuevos manuales de Educación para la Ciudadanía y considera precipitado que los libros puedan llegar a las aulas el próximo curso con un mínimo de rigor cuando el Ministerio ni siquiera ha elaborado el decreto que debe regular los nuevos contenidos de la asignatura.

“Es lamentable que suframos las consecuencias de decisiones hechas con improvisación y sin contar con el sector. Estamos en una situación muy delicada y las empresas no pueden permitirse sufrir pérdidas de esta naturaleza, por eso, recomendamos a nuestras editoriales que analicen los daños y perjuicios causados y acudan si lo estiman oportuno a los tribunales. El ministerio de Educación ha incurrido en una lesión patrimonial, y con sentencias previas a nuestro favor que ya tenemos, tendrá que asumir esa responsabilidad”, ha señalado a la Cadena Ser, el presidente de la patronal ANELE, que engloba al 97% de las editoriales de libros y materiales de enseñanza de España”.

El sector muestra también su desconcierto e incertidumbre por los anunciados cambios de temarios de Educación para la Ciudadanía, que el Ministerio quiere sustituir para limitarlos al conocimiento de la Constitución y las instituciones europeas, eliminando aquellos contenidos de “carácter adoctrinador”, según el Gobierno. El ministro José Ignacio Wert ha señalado que espera que los nuevos contenidos puedan llegar a las aulas el próximo curso, ya que se regularán mediante un decreto, aunque ha reconocido que el cambio de nombre de la asignatura deberá retrasarse ya que para llevarse a cabo requiere la modificación de la ley.

En un mes ha conseguido cabrear a todo el mundo. Y como además de un seleccionador nacional de fútbol, hay un pequeño ministro de educación dentro de cada uno de nosotros, permítame ofrecerle gratuitamente algunos consejos:

  1. Cambie el chip: ya no es tertuliano, es Ministro. Piense antes de hablar. O no diga nada. A Mariano le va bien así.
  2. Léase el currículum de Educación para la ciudadanía y explíquele claramente a la ciudadanía qué es lo quiere cambiar y qué quiere que “inculquemos” los docentes en los centros educativos.
  3. Todos sabemos que los libros de texto son malos. No solo los de Educación para la Ciudadanía,. Y que, incluso si fueran buenos, serían un vestigio del pasado. Asumo que su intención no es cargarse el sector editorial (o duraría menos en el cargo que un iPod en la puerta de un instituto), por lo tanto hable con los editores, cuénteles lo que piensan en Mercadona que hay que enseñar en las escuelas y pacte un calendario. Estarán encantados de poner en sus libros que Franco era un gran liberal. Pero no les toque el bolsillo.
  4. A pesar de todo, no se haga ilusiones. Los docentes tenemos conocimientos y criterio, ¿sabe?
  5. Deje de fastidiarnos con chorradas y consiga más medios para la educación de este país, que en algunos institutos de Valencia, donde llevan mandando los suyos 20 años, van con mantas a clase y salen a la calle a que los grises los calienten.

Foto El País

De nada.

 

Categories: Blog, Política educativa

Concepciones de la enseñanza » « Cómo cargarse una actividad de aprendizaje colaborativo

13 Comments

  1. A ver si le echan cuenta a los editores, por aquello de ser empresa. Lo que es por la opinión de los profesores, lo llevamos claro, nos desprecian y ningunean con un desparpajo que asusta. Un saludo

  2. Cómo he disfrutado! Un ministro tan pagado de sí mismo, que manipula y desprestigia precisamente aquello que depende de su mandato, merece este revolcón dialéctico-irónico y muchos más.

    Creo que el problema es que tiene público y que maneja bien los medios. Habrá que estar atentos y mantener las baterías recargadas, porque viene pegando fuerte y, meteduras de pata aparte, parece tener un plan.

    En concreto, me cuesta muy poquito imaginarlo en el futuro al frente de un descomunal negocio de pruebas de diagnóstico extendidas patológicamente por todos los niveles imaginables de nuestro sistema educativo.

  3. Jopé, me lo has quitado de la boca, como quién dice.

    Yo sólo añadiría que, como buen tertuliano, no va a tener el más mínimo interés en corregir estos modos de actuación y su falta de decencia intelectual.

    Aunque, lo que me da más miedo, es que igual es todo intencionado.

  4. De que va con intenciones no tengo duda: Esta gente no da puntada sin hilo, que decía mi abuela.

  5. Luego dices que yo… Vaya lengua, vaya tecla y vaya arte. Lástima que haya que gastar tanta energía en rebatir sandeces, con la de faena que tenemos, pero amén, amén, amén.
    ;)

  6. Jordi, com sempre genial! Tant difícil és el sentit comú? La societat vol bons mestres, més valdria començar per tenir bons governants!

  7. Jordi,

    Està molt bé que una persona que és de referència obligada per a tots nosaltres digui el que pensa, clar i fort. És evident que la situació és molt crítica i preocupant. Gràcies !

  8. Magistral lección Jordi que dudo sea entendida por el educando en cuestión. Cultura, sentido común y alfabetización digital no abundan mucho en algunos políticos españoles que como los libros de texto no están preparados para gestionar una educación abierta y de calidad para todos. Mi abuela – la de Manuel y las vuestras- seguramente también decían que de donde no hay no se puede sacar…

  9. No lo leí ayer porque no estuve por Twitter, pero hoy me has alegrado la vida. Que no puedo más que agradecerte lo que dices que es lo mismito que yo pienso. Hoy, más que compi, te reconozco hermano. Gracias, gracias, gracias y amén, como dice Lola.

  10. Como decía aquel: ¿También tú, hijo mío? ¿También el ministro confunde currículo y libro de texto? Nos espera una etapa “apasionante”

  11. Hola.

    De acuerdo contigo en todo… solo espero que cuando aprenda por fin no sea demasiado parte y se cargue lo poco que se ha conseguido hasta ahora en educación…

    Yo tampoco pude evitar soltar la lengua y las teclas del ordenador ante este especimen…

    Os dejo mi entrada por si os sigue picando el gusanillo Wert….. ;)

    http://arteforart.blogspot.com/2012/02/wert-la-excelencia-y-las-becas.html

  12. Jordi, no puedes estar más acertado en tus comentarios como tampoco el Sr. Ministro más desafortunado en los suyos. Espero que algún día alguien le explique que la concreción de un currículo va de arriba abajo y no viceversa. Vamos que el libro de texto sería algo así como la metáfora de empezar la casa por el tejado, pero a la inversa. Si es que hasta tienen la misma forma: si lo abres por la mitad y lo pones boca abajo se parece a un tejado a 2 aguas… A lo mejor es que el Sr. Ministro tuvo una visión similar a esta imagen y pensó: “Con la que me está cayendo encima estos días, mejor me pongo a cubierto bajo mi tejado de hormigón en la Moncloa, a ver si escampa el temporal”. Y claro, no se da cuenta de que los cimientos sobre los que está basando sus reformas educativas no se sustentan sobre argumentos, ideas ni contenidos sólidos, algo propio de quien no sabe lo que dice porque, como tú bien explicas, no tiene buenos asesores o no se deja asesorar. Saludos, Toño

  13. Gracias por tu voz, por ser siempre tú mismo. Necesitamos mucho voces como la tuya, entre los docentes y en la sociedad. Voces de grandes maestros que no callan ante la injusticia, que dan a conocer la verdad y que saben hacerlo desde la paciencia, con humildad, humanidad y mucha sabiduría. Eres un gran ejemplo, en muchos sentidos.

    Un fuerte abrazo.

Comments are closed.

Copyright © 2014 Jordi Adell (@jordi_a): edu & tec

Theme by Anders NorenUp ↑