¿Quién decide la educación del futuro?

"En clases regulares despues de navidad" Foto de Alex Fuentes

"En clases regulares despues de navidad" Foto de Alex Fuentes. Algunos derechos reservados.

La Fundación Telefónica ha lanzado una iniciativa muy interesante y en la que voy a participar en la medida de mis posiblidades. Se trata del Encuentro Internacional de Educación 2012/2013. Durante 18 meses se realizará un congreso virtual sobre la educación del futuro. Cada dos meses se realizará un encuentro presencial en una ciudad distinta: Buenos Aires, Santiago de Chile, Medellín, Lima, Mexico D.F. Sao Paolo, Quito, Carácas y Madrid.


Copio de su web:

Serán 18 meses de debate y de intercambio, de actividades y talleres en red… En cada parada del Encuentro se abordarán nueve temas que alimentarán el debate sobre el presente y futuro de la educación:

  1. Relaciones entre sociedad, educación y trabajo
  2. Tecnología y calidad educativa
  3. Desarrollo integral de la persona: emociones, sentidos y valores en la educación
  4. Qué y cómo enseñar y aprender en la sociedad digital
  5. El rol del profesor: ¿de faro a guía?
  6. Cómo liderar el cambio en los centros educativos
  7. La familia: socio estratégico para la educación
  8. La educación permanente: la educación formal, informal y no formal.
  9. Visión y tendencias educativas de futuro.

En los EE.UU. hace tiempo que se está promoviendo el debate, y algo más, sobre las “competencias del S. XXI”. La iniciativa que más electrones ha movido, sin duda la mejor financiada, es “The Partnership for 21st Century Skills” (o P21):

The Partnership for 21st Century Skills is a national  organization that advocates for 21st century readiness for every student. As the United States continues to compete in a global  economy that demands innovation, P21 and its members provide tools and resources to help the U.S. education system keep up by fusing the 3Rs and 4Cs (Critical thinking and problem solving, Communication, Collaboration, and Creativity and innovation). While leading districts and schools are already doing this, P21 advocates for local, state and federal policies that support this approach for every school.

El enfoque P21 sobre la educación del futuro (véanse por ejemplo las herramientas y recursos para educadores que el proyecto ha generado) ha recibido críticas. Alguna de ellas, a mi juicio, muy coherente. Como ejemplo, véase la reciente de Jim Greenlaw, Deconstructing the Metanarrative of the 21st Century Skills Movement, presentada en la Annual Conference of the Philosophy of Education Society of Australasia en Auckland Nueva Zelandia, 1-4 de diciembre de 2011 (aunque no estaría de acuerdo con todo lo que dice el Prof. Greenlaw :-) ).

Quizá baste ver las empresas que financian P21 para hacerse una idea de por dónde “van los tiros”. Aunque es necesario entrar en el detalle de sus propuestas para juzgarlas, P21 es un intento muy potente de influir en cómo será la educación del futuro, poniendo en práctica aquella máxima de Alan Kay de que la mejor manera de predecir el futuro es inventarlo.

No estoy muy seguro de querer que el futuro de la educación mundial lo decidan los Strategic Council Members del P21 (por ejemplo, Apple, Oracle, Adobe, Cisco, Dell, Intel, Ford, Pearson, Houghton Mifflin Harcourt… o Lego y Crayola o la National Academy Foundation). O sus equivalentes hipano parlantes. De hecho, sí que estoy seguro: no quiero.

La Fundación Telefónica no debe caer en la tentación de imitar el modelo norteamericano o, por ejemplo, limitar la participación a los sectores profesionales de la educación. Se lo desaconsejo vivamente. La educación es un tema demasiado importante para dejarlo en manos de las empresas interesadas en hacer negocio con la educación, en manos de los tecnólogos educativos o de los docentes. Es la sociedad la que debe decidir sobre su futuro. Y nuestra sociedad es muy diversa.

No se en qué medida puede influir la iniciativa de la Fundación Telefónica en las decisiones futuras de los responsables políticos de la educación en nuestros respectivos paises, pero los que nos dedicamos a la educación  no deberíamos desentendernos de este tipo de iniciativas: son una oportunidad para aprender y para participar en la construcción del futuro. Es más, ¿no trabajamos por la formación de ciudadanos críticos y participativos?  Demos ejemplo. Nos jugamos demasiado.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Blog, Escuela 2.0, Política educativa. Guardar el enlace permanente.

7 Responses to "¿Quién decide la educación del futuro?"