Jordi Adell: edu & tec

“Enseñanza XXI”, ¿más de lo mismo?

Empezaré con un juego: busque las 5 diferencias entre las dos aulas que aparecen en las siguientes ilustraciones. La primera es esta:

Schoolroom

Y la segunda, esta:

Captura de pantalla 2013-09-28 a les 12.58.52

Lo cierto es que apenas hay dos diferencias, además de la perspectiva: los ordenadores y… el modelo de pupitre.

La primera fotografía es de un aula de principios del siglo pasado. La segunda procede de un folleto, dirigido a los padres y madres de alumnos, distribuido este mismo año en diversos centros educativos de la región de Murcia sobre el Proyecto Enseñanza XXI. La portada completa es esta:

Captura de pantalla 2013-09-28 a les 12.59.10

Uno tiende a pensar que en espacios organizados de manera similar ocurren cosas similares. En ambas aulas los estudiantes están convenientemente separados (será para que no hablen entre ellos), el profesor/a está sentado frente a los alumnos (será porque es el principal foco de atención, el protagonista de la acción) y, en la segunda, encima los pupitres, aparecen ordenadores en lugar de los libros y libretas que esperaríamos ver en la primera (en la que, por cierto, se ve el hueco para que el tintero no se caiga. Sin duda es anterior al Bic Cristal). Es más, si miramos un ratito fijamente la primera foto casi se puede oir, en el silencio del aula, el rumor de las plumillas de los alumnos, raspando el papel mienras hacen ejercicios de caligrafía y algún borrón que otro. No hace falta ser muy mal pensado para colegir que ambos espacios están diseñados para facilitar el mismo tipo de actividades didácticas.

Pero puede que todo sea producto de mi imaginación: un artista ha ilustrado un folleto con los recuerdos de su escuela o instituto y ha puesto un portátil en cada pupitre. Pero cuando uno lee el folleto se da cuenta que el artista no está siendo nostálgico, que realmente “ha clavado” la esencia del proyecto “Enseñanza XXI”. En honor a la verdad, tengo que decir el proyecto de la Comunidad Valenciana y el de Baleares, que conozco por las órdenes de las respectivas Consejerías que los convocan, son similares.

Véamos algunas ideas clave del proyecto en el folleto:

¿Qué es el proyecto E-XXI?

Un proyecto pionero que impulsa el uso de libros digitales y contenidos de Internet como medio para enseñar al alumno de ESO.

Toda la actividad del centro y del docente es la misma. Lo único que cambia es que el alumno y el profesor no van a llevar libro en formato papel, y lo cambian por un equipo (portátil o tableta) con libros en formato digital. 

Si “toda la actividad del centro y del docente es la misma”, ¿en qué es pionero?

¿Qué ventajas tiene el proyecto?

1)  El uso de todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender. Abrimos una ventana digital a nuestros hijos e hijas.

2)  Un coste menor a largo plazo. El primer año el coste será similar al coste del libro en formato papel, en el caso de que la familia tenga que comprar una tableta o un ordenador portátil. Pero el resto de años solo habrá que adquirir los libros en formato digital, cuyo coste es sensiblemente inferior al formato papel.

3)  Menor peso en la mochila.

4)  Compromiso con el medio ambiente, al no usar libro en formato papel. 

Todo son ventajas, pero, ¿qué significará “el uso de todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender”) ¿Y “abrimos una ventana digital a nuestros hijos e hijas”? ¿A qué posiblidades se refieren? ¿Posibilidades didácticas quizá? ¿A usar la Internet y las múltiples herramientas para crear “artecfactos” digitales (fotos, vídeos, mapas conceptuales, esquemas, mapas, multimedia, etc.)? ¿A aprender con estudiantes de otros centros que, incluso pueden ser de otros países? ¿A acceder a información relevante y diversa en el marco de proyectos de aprendizaje colaborativo? ¿Los estudiantes van a prepararse para vivir en un mundo en el que la tecnología cada vez ocupa un lugar más relevante en el mundo laboral y en el ejercicio de sus derecos y responsabilidades como ciudadanos críticos, participativos y solidarios? Persiguiendo el objetivo último del desarrollo de competencias básicas, ¿van a aprender a aprender para seguir formándose a lo largo de la vida usando las TIC? 

Un poco más abajo, en el apartado de “preguntas frecuentes” de padres y madres, se aclaran todas estas incognitas:

¿Tengo que instalar Internet en casa?

No es necesario para desarrollar el proyecto tener Internet en casa. Muchos de los libros digitales permiten trabajar sin conexión y, cuando el alumno acuda al centro, sincronizará lo hecho en casa con la plataforma educativa para que el profesor tenga conocimiento del trabajo realizado. 

¡Acabáramos! Se trata de hacer en casa los ejercicios de los libros de texto  y, afortunadamente, “muchos de los libros digitales” permiten trabajar sin conexión. ¡Ya está claro!  “Las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender” y “abri(r) una ventana digital a nuestros hijos e hijas” es hacer los ejercicios de los lbros de texto digitales en casa. Los objetivos del proyecto son evidentes: ningún cambio en relación a lo que se aprende, ni a cómo se enseña. La ilustración del folleto es reveladora.

Para este viaje no hacen falta alforjas. 

 

Categories: innovación educativa, Nuevas tecnologías, Política educativa

En La 2, “Buenas ideas TED” » « MOOC: ¿el abismo de la desilusión?

6 Comments

  1. Hola Jordi.

    El nombre del proyecto ya de por si da para pensar. Está claro que lo importante sigue siendo quién enseña y cómo lo hace y no quién aprende y cómo lo hace, puesto que destaca la parte de “Enseñanza”. Creo que para no despistarnos lo podían haber llamado directamente “Instrucción XXI”, total…

    Con la falsa esperanza de que lo redactado en el folleto sea fruto de una inadecuada interpretación de su autor, acudo a la convocatoria completa del proyecto (http://www.educarm.es/documentos/ensenanza21.pdf) con la esperanza de encontrar algo de pedagogía en él…, sin embargo lo que encuentro son frases como:

    “Un aspecto fundamental que el libro o recursos digitales presenta es la motivación, ya que “a priori” estos contenidos se revelan más atractivos para nuestro alumnado. De este modo, se despierta su interés por emplearlos en el aula y en casa, lo que puede redundar en una mejora de los rendimientos académicos” O__O

    Agradezco a los autores de este proyecto (y a ti Jordi por este post) por inspirarme para diseñar una actividad de reflexión con mis alumnos de magisterio y de pedagogía. Esto es lo único de valioso que veo de la iniciativa…, una lástima.

    Como siempre me gusta pensar bien de los demás, creo que los responsables de diseñar este proyecto lo hicieron hace unos cuantos años y que por exceso de trabajo en la Consejería no han podido aprobarlo hasta este año, de ahí que este tan desfasado. Esa es mi teoría (soy profe nuevo :-))

    Un abrazo.

  2. Ya lo dijo el poeta … “¿Quién lee diez siglos en la Historia y no la cierra al ver las mismas cosas siempre con distinta fecha?”

  3. La educación Tecnológica que lleva 20 años en nuestras aulas de secundaria lleva a cabo una metodología totalmente revolucionaria: trabajo por proyectos, por parte de equipos que desarrollan ideas aprendidas en otras asignaturas. Se interactúa con distintos elementos de manera cotidiana, se busca información en bibliotecas e Internet, se planifican las acciones antes de llevarlas a cabo, se analizan las repercusiones de lo que se piensa realizar, tanto medioambientales, como sociales como económicas. Se piensa, se imagina, se valora, se dibuja, se definen los medios, se establecen los procedimientos a seguir, se aplica lo aprendido en teoría, tanto en Tecnología como en otras áreas, se valora económica y temporalmente, se incluyen en muchos casos informaciones en inglés, se construye, se evalúa por parte del alumno lo realizado y si todo es correcto, se presenta el proyecto mediante exposiciones orales, y si no es correcto se analiza el por qué, se soluciona y se presenta. Éste sistema, totalmente revolucionario, que trata temas tan de actualidad como son energía, estructuras, mecanismos, circuitos, informática, … que supone le germen del I+D+I y del espíritu emprendedor, éste sistema que a nuestros gobernantes se le llena la boca hablando de sus bondades, que es capaz de potenciar vocaciones de ingeniería y de estudios técnicos, está siendo desarrollado en nuestras aulas con nuestros alumnos desde la materia Tecnología, tanto en Educación Secundaria Obligatoria como en Bachillerato, y… ¡¡¡EL GOBIERNO, CON SU LEY DE EDUCACIÓN LOMCE O LEY WERT LA QUIERE HACER DESAPARECER!!!
    Es una incongruencia, un despropósito y una contradicción que lo que se ensalza en ciertos discursos, se elimina en otros.
    Por si el tener un sistema educativo no estable en nuestro país no fuese suficientemente malo, el el enésimo cambio legislativo en materia de educación prácticamente se eliminan las llamadas por el ministro Wert “asignaturas que distraen”, como son Música, Filosofía, Educación Plástica y Visual, … y Tecnología, en un mundo totalmente tecnificado, donde la Tecnología lo impregna todo, donde consumimos Tecnología, parece ser que el ser ciudadanos capaces de consumir Tecnología responsablemente y con espíritu crítico no interesa.
    Si se eliminan esas materias del sistema educativo, ¿que otras posibilidades tendrán nuestros hijos de entrar en contacto, de conocer, aspectos tan enriquecedores tanto a nivel personal como formativo e incluso, vocacional, como Música, Filosofía, Artes Plásticas, Tecnología, …? ¿Cómo sabrá un niño, sin conocimiento directo con éstas materias, que siente atracción por la música, la escritura, el dibujo, la escultura, el mundo de las ideas, la mecánica, la electrónica, la robótica, la informática y tantas otras oportunidades?
    Yo, por mi parte, seguiré luchando para que la gente sepa que hacemos en Tecnología, qué aspectos positivos aporta a nuestros alumnos y a nuestra sociedad y seguiré haciendo ver qué se perderá si, tal y como se aprecia de una lectura detenida de la LOMCE, desaparece toda esa oferta formativa del mundo de la educación.

  4. Muchas gracias Jordi por este post que me ha venido ‘al pelo’para introducir/ ilustrar el eterno debate de las TIC en Educación y la necesidad de una reflexión previa para saber qué es lo que se va a hacer con ellas y cuál es el valor añadido/ diferencial que van a aportar al proceso…
    Seguimos!

  5. Tienes razón: es mucho mejor que sigan con los libros en papel, no sea que, sin querer, aprendan a buscar información por su cuenta. ¡Información no controlada!

    Por cierto, ¿alguien se ha parado a pensar en cual es el nivel medio de “digitalización” de los profesores? ¿Alguien se ha parado a pensar qué nivel de comprensión tienen de las nuevas tecnologías y sus posibilidades, no ya educativas, sino posibilidades “a secas”? ¿Alguien se ha parado a pensar en el esfuerzo que representa un cambio tan pequeño como este? ¿Alguien se ha parado a pensar que los cambios drásticos, en educación, suelen en terminar en fracasos drásticos? ¿Alguien se ha parado a pensar que este paso se tenia que haber dado hace, como mínimo, diez o doce años? Y, ya que estamos, ¿alguien ha hablado de lo que hizo Extremadura hace, precisamente, unos diez años (y ahora parece que quieren desmontar)?

    ¿Alguien se ha parado a pensar como gestionar la educación por proyectos con grupos de 35 alumnos, en aulas pequeñas y sin ningún tipo de instalación o de material específico que lo facilite (y sin formar a los profesores, que parece que estos nacen sabiendo inglés, informática y pedagogía del siglo XXIV)? ¿Alguien se ha parado a analizar la importancia que dan las familias a la educación y como la valoran?

    ¿Alguien ha pisado un instituto en los últimos años y ha averiguado cuales son los intereses de la chonis y los quillos?

  6. En mi muy humilde opinión considero que la tecnología no es mala, los docentes lo debemos de saber, para poder instruir y guiar a la población educativa, esta integrado la búsqueda de fuentes de información, la autocorrección, el autoanálisis, la autocrítica, la reflexión misma sobre determinado tema; en fin un sin fin de determinaciones, habilidades y aprendizajes que debemos de desarrollar para poder incluir a la tecnología en nuestras vidas, esta demás tener presente los riesgos, no digo que no hay que tomarlos en cuenta, pero si preparar a la población para que sepa como y cuando implementar la tecnología y que dentro de esos riesgos debemos prevenir y saber lidiar con esos percances que en ocasiones se suscitan; sobre todo saber que hacer y que no hacer para la toma de decisiones, como lo hacemos en la vida cotidiana al relacionarnos con otras personas o al adquirir un aprendizaje nuevo. Saludos :)

Comments are closed.

Copyright © 2014 Jordi Adell: edu & tec

Theme by Anders NorenUp ↑