Presentaciones

Presentaciones: esto no es una pipa

La semana pasada tuvo lugar la última edición del taller de presentaciones efectivas del CENT. Cada edición, y llevamos ya cuatro, me da la oportunidad de incorporar cosas nuevas, revisar lo anterior, etc. Y cuando “rumias” un tema, surgen aspectos que antes no te habias parado a pensar. En esta edición les recomendé a los asistentes, profesores de mi universidad de diversas disciplinas, el excelente seminario sobre presentaciones de Alberto de Vega y Eduardo S. de la Fuente. Pero esta entrada no es solamente para recomendar este curso, también quería proponer un juego, otro producto de “rumiar” el taller 🙂

En las presentaciones es conveniente usar plantillas discretas, que no compitan por la atención del espectador con el contenido. La plantilla ideal es aquella que no se recuerde a la salida. Las plantillas “animadas” deberían figurar en el código penal. Y las corporativas o “de evento” (con logos de colorines en cada diapositiva, etc. son una mala práctica a la que hay que resistirse fieramente: ¿qué aporta el logo y el nombre de la empresa, universidad o congreso a todas y cada una de las diapositivas? Múestralo en la inicial y/o en la final y es más que suficiente.

El hecho es que la plantilla condiciona el significado de la diapositiva, incluso cuando usamos imágenes. Y aquí viene el juego. En cada una de las diapositivas siguientes aparece el mismo cuadro de Magritte. Es evidente que sin contexto y sin el discurso que “ilustra” es imposible atribuirle significado unívoco y que no sería lo mismo mostrarla a un público de publicitarios, de estudiantes en una clase de arte, de filósofos en un congreso sobre Foucault o en un taller sobre presentaciones. El juego es sencillo: averiguar qué “comunica” cada una de las diapositivas siguientes.

Diapositiva 1:

Diapositiva 2:

Diapositiva 3:

Diapositiva 4:

Diapositiva 5:

Diapositiva 6:

Moraleja: no da igual cómo mostremos las imágenes en las presentaciones. Debemos usar el lenguaje gráfico de acuerdo con nuestros objetivos.

Aquí viene al pelo la cuarta regla de Nancy Duarte en el vídeo siguiente. La cuarta regla dice “Diseño, no decoración”. No se lo pierdan pero recuerden que es un vídeo, no una presentación y que esto es un blog y no el PowerPoint 🙂

Presentaciones

Lección: lo importante es el contenido

Una lección para los expertos en imágen pública, presentaciones, etc.

Nancy Duarte, la superfamosa CEO de Duarte Design, la empresa que hizo la presentación que Al Gore utiliza en sus conferencias y que puede verse en “Una verdad incómoda“, autora de uno de los libros más vendidos sobre presentaciones del año 2008, “Slideology“, juez de los concursos de presentaciones de SlideShare, etc. etc., es decir, una experta de reconocido prestigio, comentó en su blog el diseño de los carteles electorales de los candidatos a concejales de su pueblo. Se centró de manera muy directa en criticar en el de la Sra. Laura Macias, en su horrible tipografía, en la foto (por innecesaria), etc.

Eso fue el 4 de noviembre. En los días siguientes, algunos de sus lectores dejaron varios comentarios reforzando el análisis de la Sra. Duarte…. Pero, unos días más tarde la Sra. Macias ganó las elecciones superando en votos al resto de candidatos. El día 18 la Sra. Macias dejó este comentario en el blog de la Sra. Duarte:

Laura Macias
November 18th, 2008
4:05 pm
Hi Nancy, thanks for your comments. Campaigns in Mountain View are mostly volunteer affairs and very low budget. My campaign team and I had fun with the signs but I know you are right about a number of “errors”. Well, I did win and get the most votes of all nine candidates, so luckily maybe many voters remembered my experience and parks/open space/trails advocacy and not my signs.

Take care, Laura

Un detalle que suelen olvidar quienes se dedican a dar consejos sobre presentaciones, etc. es que lo más importante, a pesar de todo, es el contenido. Una nada bien envuelta solo es una nada más bonita. Las elecciones no las ganan los carteles solos, sino quien sale en ellos, su credibilidad y sus propuestas. Un fenomenal presentador con una estupenda presentación puede que no “nos llegue” si en el fondo no tiene nada que decirnos o no nos interesa lo que tiene que decirnos. Ojo con los expertos 🙂